facebook_pixel
octubre 5, 2017 Andrea Isabella Marín Dellepiane

¿Cuál es tu propósito en la vida?

Nuestros deseos demandan innumerables competencias espirituales, mentales y físicas, pero sobre todo, un principio básico, que muchos tienen claro y otros no tanto: descubrir cuál es el propósito de nuestra vida.

Preguntas que, a veces resuenan trilladas como: ¿Qué es lo que queremos? ¿Qué disfrutamos hacer? ¿Qué nos inspira? Se convierten en las interrogantes claves para comprender a qué vinimos, cuál es nuestra misión, por qué no somos una pieza más del montón, por qué nuestra existencia no es un simple accidente, qué tenemos que aportar en este gran escenario de locos.

Entendiendo que nuestro propósito es un “algo” que tenemos la obligación de hallar, es natural preguntarse ¿Cómo podemos buscar algo que no sabemos qué es? Y más complicado aún… ¿Cómo saber si ya lo encontramos?

Descubre tu propósito en la vida

Descubre tu propósito en la vida

Bien, en cinco palabras, lo que estamos buscando es: nuestra misión en la vida. Fíjense que cada persona tiene un don, un talento único que le hace especial, y que además, tiene el deber de desarrollar. De allí, la importancia de detenernos a reflexionar seriamente sobre qué es lo que más disfrutamos hacer y si tenemos aptitud para ello. Por esa razón,  a veces debemos escuchar al famoso Pepe Grillo del que tanto hablo, y a quienes no lo conocen, me refiero a esa vocecita interna que solo ustedes pueden escuchar, sus conciencias.

Es posible que, una vez que detectes ese “algo” que te inspira e intentes desarrollarlo, en el transcurso del camino te tropieces con personas, circunstancias y ruido interno, que tratarán de desviarte de tu misión, es decir, los obstáculos. Pero, si eres fiel a tus instintos, ideales y sueños, no existirá dificultad que te impida cumplir tu objetivo. He aquí cuando la motivación, la constancia y la inteligencia emocional se convierten en nuestra espada y escudo, las herramientas que disponemos para apartar todo lo negativo.

Conocernos a nosotros mismos es requisito indispensable para encontrar el propósito. Quien no se conoce comienza a crear, inconscientemente, inseguridades que al final le llevarán a tomar decisiones condicionadas por la opinión o el pensamiento del resto y no por el deseo propio. Por consiguiente, si no nos conocemos a nosotros mismos, será muy difícil,- por no decir imposible-, saber qué queremos y hacia dónde vamos.

Descubre tu propósito en la vida

Descubre tu propósito en la vida

Disciplina, visión y el deseo de ayudar, también son ingredientes básicos para encontrar nuestro propósito. Quiero hacer énfasis en el servicio, no como un charity, labor social o trabajo gratuito, como erradamente es considerado en algunas organizaciones. Sino desde el siguiente enfoque: tu misión debe ser útil para muchas personas. Un servicio debe ayudar a los demás, aportar algo, mejorar el mundo a pequeña o gran escala, y por supuesto, no está mal recibir a cambio una recompensa económica por ello.

Este es un tema complejo, porque la ayuda desinteresada al prójimo no podemos dejarla a un lado, ni olvidarla en ningún punto. Pero, nuestra profesión u ocupación es el medio a través del cual viviremos económicamente, por lo que debemos ejercer nuestro oficio pensando en construir un canal donde beneficiemos a terceros y recibamos a cambio, abundancia y prosperidad en todos los aspectos. No debemos ejercer nuestra vocación únicamente para vivir desde el punto de vista material, sino para sentirnos plenos de todas las formas posibles.

Dicho de otro modo, un médico, un periodista, un cantante o un profesor universitario sirven a terceros, nutriéndolos con sus conocimientos, ayudándolos a solventar sus problemas. Cada uno de ellos cumple una función, una misión, y por consiguiente, un servicio: su propósito. Sin embargo, deben estar conscientes de lo siguiente: no hay propósito sin pasión, debemos desarrollar nuestras habilidades poniendo todo el corazón, de lo contrario, pierde el sentido.

Descubre tu propósito en la vida

Descubre tu propósito en la vida

He allí la diferencia entre trabajar por dinero o trabajar por amor. Cuando un individuo trabaja únicamente por dinero, solo recibirá dinero. Pero, cuando trabaja por amor, las beneficios son mayores: dinero y satisfacción en todos los niveles; es cuando nuestras habilidades se potencian, nuestra creatividad se estimula, nacen nuevas ideas, el motor para avanzar permanece encendido y nos permite crecer desenfrenadamente.

Una vez que descubrimos nuestro propósito, debemos convertirlo en nuestra prioridad, abrazarlo y tenerlo siempre presente. Aprovecho en asomarles un dato curioso: la mente tiene al menos 60 mil pensamientos al día, por lo que será necesario ubicar intencionalmente y conscientemente nuestro propósito en primer lugar, de este modo, nuestra mente dará por sentado que ese pensamiento es más importante que los otros, y gracias a esto, comenzará a desechar las ideas menos relevantes. Tu mente irá depurándose.

¡Podemos ayudarte con tu emprendimiento!

Solicita tu consulta gratuita

A partir de aquí, vamos a tropezar con situaciones bastante curiosas, como tropezarnos con libros vinculados a nuestro propósito, o canciones que abordan el tema, programas de televisión, micros de radio, cursos, personas, y un sinfín de elementos que nosotros, inocentemente, reconoceremos como “casualidades”, sin embargo, lo cierto es que una vez que encontramos nuestra misión, la mente está concentrada en ese punto y lo está trabajando constantemente, es precisamente esa concentración y fijación en los detalles lo que motiva a que las cosas aparezcan como “mandadas a hacer”.

Descubre tu propósito en la vida

Descubre tu propósito en la vida

Tengan algo por seguro: cuando asumimos un propósito y trabajamos alineados con él, nos sentimos entusiasmados, motivados, plenos, ardemos de felicidad, y se nota, se nota mucho. Así que, si no te despiertas emocionado cada mañana, es momento de hacer cambios. Construye tu futuro con las acciones diarias, recuerda que no hay un botón para reiniciar la vida y que solo tenemos una. Cambia el enfoque, la meta es sentir que todos los días son fines de semana, sin embargo, esto solo sucederá cuando hagas aquello que te vuele la cabeza, ese “algo” que a partir de hoy reconocerás como: tu propósito.

Si ya lo descubriste, o crees haberlo hecho, compártelo en los comentarios, seguramente otras personas van a sentirse inspiradas… ¡Mucho éxito!

Andrea Isabella Marín Dellepiane
Lifestyle Blogger, amante del cine. CEO de www.cinetopic.com.

Comments

Tagged: , , , , ,

Estamos para AYUDARTE

Bien sea el comienzo de tu proyecto o negocio, o necesitas herramientas para desarrollar tu crecimiento y expansión, seguro podemos ayudarte. Escríbenos con tus requerimientos y seguro conseguiremos una solución especialmente adaptada a tus necesidades.